El erotismo sigue ganando adeptos a través de sus artículos y juguetes

Nos encontramos en una sociedad en la que, poco a poco, parece que empezamos a ser mucho más libres para hablar de lo que sea, sin tener que escondernos o avergonzarnos de cualquier cosa. Era una verdadera necesidad que así fuera. Y la verdad es que hay mucha gente que lo ha agradecido de una manera realmente grande. Si los políticos, la población y las instituciones continúan hablando de libertad, es obvio que hay que poner todos los medios para que cualquier persona pueda hablar de lo que sea. Sin necesidad de sentir miedo por ello.

Uno de los temas que más ha notado este cambio es el sexo. Durante décadas, en España no se podía hablar de este asunto sin que alguien nos mirara mal. La tradición católica de nuestro país, unida a la mentalidad demasiado decimonónica de muchas personas e instituciones, ha sido la responsable de que eso fuera así. Ahora, el sexo es un tema recurrente y al que todo el mundo suele acudir todos los días, incluso aunque sea con personas a las que prácticamente no conocen de nada. Seguro que muchos de vosotros y vosotras habéis experimentado alguna situación similar.

Un artículo publicado en la página web Psicología y Mente comentaba la definición de erotismo e intentaba aclarar algunos conceptos relacionados con este asunto. En cuanto a la primera, el autor hace referencia al dios Eros y las conductas que solemos asumir como propias cuando hay una atracción entre dos o más personas. En lo que respecta a los conceptos, hay varios que son clave: besos, abrazos, sexo, estimulación oral o, incluso, masturbación. Desde luego, a nadie le cabe la menor duda de que la atracción se nutre de todos y cada uno de estos elementos.

Una de las mejores maneras de comprobar si a la gente le gusta el erotismo o no es conocer qué porcentaje de personas tienen juguetes eróticos para utilizarlos durante el acto sexual o en soledad. Según una noticia publicada en la página web oficial de Radio Televisión Española, el 53% de los españoles y las españolas tiene uno de estos juguetes, y no solo eso, sino que la mayoría de ellos y ellas lo suele usar, al menos, una vez por semana. De estos datos se puede resolver lo siguiente: en España nos gusta, y mucho, todo lo que tiene que ver con el erotismo.

En nuestro país, el gusto por el erotismo sigue creciendo a medida que pasan los años. Es lo que nos han indicado desde Comercial Apra, cuyas cuentas indican, a su vez, un volumen cada vez mayor de este tipo de artilugios en el interior de nuestras fronteras. En una sociedad en la que ya no hay ataduras de ningún tipo en lo que tiene que ver con el sexo, la adquisición de juguetes eróticos se ha convertido en algo habitual y que a nadie le resulta extraño o le da vergüenza reconocer. Eso, desde luego, ha sido uno de los avances sociales más interesantes de los últimos tiempos en España.

No os confundáis: no solo las mujeres los adquieren

Como en tantos otros ámbitos de la vida, en el del erotismo también hay lugar para los estereotipos. Es triste, sí, pero es así. Muchas personas suelen tener una idea preconcebida de este asunto incluso aunque los datos empíricos le demuestren lo contrario. En este caso, suele haber una cierta tendencia a pensar que son las mujeres el grupo de población que más depende y que más compra artículos eróticos. Pero lo cierto es que no tiene necesariamente por qué ser así.

De hecho, la evolución de los últimos años pone de manifiesto que cada vez son más los hombres que deciden adquirir un producto como de los que estamos hablando. El motivo es simple: disfrutar es algo que depende de cada cual y, desde luego, también ellos han descubierto que pueden hacerlo a través del placer que se pueden inculcar a sí mismos. Desde luego, si algo hay que tener claro en lo que respecta al mundo del erotismo es que hay mil y una maneras de disfrutar. Y hay que sacar provecho de cuantas más, mejor.

En la sociedad hay cada vez más personas que tienen claro que el erotismo ha venido para quedarse y que va a jugar una baza cada vez mayor en lo que tiene que ver con la sexualidad de las personas. Es una manera estupenda de descubrir lo que nos gusta y de disfrutar de uno de los aspectos de la vida que más alegría, felicidad y placer nos proporcionan. Quien no quiera experimentarlo, que no lo haga. No hay nadie obligado a ello. Pero se estará perdiendo una de las mejores facetas de la vida. Que lo tenga claro.

Las residencias de estudiantes se ponen de moda

Hay momentos de la Historia en los que todo aquello que parecía obsoleto termina poniéndose de moda una vez más. Para ello incluso tenemos expresiones como «vintage», que definen a la perfección lo que estamos hablando. Se trata de un asunto que ocurre en todos y cada uno de los ámbitos de la vida: los productos que las empresas comercializan, los hábitos de la gente, las corrientes de pensamiento… No hay un solo parámetro en la sociedad que no haya sido afectado por alguna tendencia pasada que parecía obsoleta pero que ha terminado poniéndose de moda o, como se dice ahora, siendo trending topic.

Os traemos un ejemplo que ilustra lo que hemos comentado en ese primer párrafo. Hablamos del gusto por las residencias de estudiantes como mejor lugar de convivencia entre jóvenes que se encuentran en proceso de formación como profesionales de cualquier campo. Durante muchos años, es cierto que lo habitual era adquirir un piso porque daba la sensación de que eso permitiría al joven o la joven disponer de más libertad, algo que nunca ha sido realmente cierto. La subida de los precios en el alquiler de los pisos ha vuelto a poner a las residencias de estudiantes en lo alto de las preferencias de las familias de los estudiantes.

Y para muestra, un botón. Una noticia publicada en el diario El Español aseguraba el número de plazas totales en las residencias de estudiantes de todo el país iba a ser de 105.000 y que, además, había un gran apetito inversor en todo lo que rodeaba a este sector. Esta es la mejor prueba de que lo que veníamos diciendo en el párrafo anterior es cierto y que las residencias de estudiantes han vuelto a ponerse de moda en los últimos años. Son muchas las familias que ya han apostado por ellas y muchas más las que, en los próximos cursos, van a, como mínimo, sondear la posibilidad de que uno de sus jóvenes se traslade hasta allí para cursar sus estudios.

Por mucho que cualquier cosa que os imaginéis esté pasada de moda, siempre habrá un momento futuro en el que volverá a estar en boca de todo el mundo. Es precisamente eso lo que está ocurriendo con las residencias de estudiantes, que viven su particular Edad de Oro en función de los datos como los que nos han ofrecido desde la Institución del Divino Maestro. Y es que, en lugares como la Comunidad de Madrid, esta ya es la preferencia más demandada por parte de los alumnos universitarios.

Menos preocupaciones

Residir en uno de estos lugares conlleva el hecho de no tener más preocupaciones que las inherentes a obtener nuestros aprobados en la universidad. Desde luego, no hay que estar al tanto de limpieza o de hacer comidas, algo que, en determinados momentos del año, puede quitarnos tiempo para preparar exámenes o realizar trabajos y repercutir de una manera negativa en nuestros resultados finales. La verdad es que es mejor tener la cabeza libre de obligaciones para cuando llegan los siempre tan temidos finales de cuatrimestre.

Y eso de que permanecer en una residencia de estudiantes no es divertido es algo que dista mucho de la realidad. Podéis preguntar a muchas personas dónde han conocido a los amigos y compañeros más fieles durante toda la carrera, porque mucha gente os hablará de las residencias de estudiantes. Se trata de lugares en los que, al contrario de lo que muchas veces se ha pensado (sin pruebas evidentes, por cierto), la diversión tiene una presencia que está más que asegurada. No podía ser de otra manera.

Podíamos hablar, por otra parte, del índice de aprobados y casos de éxito entre los estudiantes que habitan estas residencias. Y es que este índice es bastante superior al de todos aquellos que se han marchado a un piso. En muchos casos, eso tiene que ver con el excesivo precio de alquiler de los pisos, que obliga a los y las jóvenes a buscarse un trabajo para poder pagar los gastos que conlleva un hogar así, lo cual les resta una considerable cantidad de tiempo a la hora de atender a las obligaciones que se derivan de su paso por la universidad.

Lo que está claro es que la mejora de los datos relativos al número de estudiantes que se decanta por las residencias no proviene de la más absoluta casualidad. Es algo que, muy al contrario, responde a una causa y que va a seguir siendo tan real como la vida misma en los próximos años. Y, por cierto: la gran cantidad de todas aquellas personas que se decantan por las residencias (tanto los propios estudiantes como sus familiares, que al final son los que suelen pagar la estancia) están contentos y contentas. ¿Qué más se puede pedir?

 

 

Las cuerdas, un elemento cada vez más habitual en los juegos eróticos

Con el paso de los años hemos ido avanzando como sociedad y es que tan solo hace falta vernos para darse cuenta de que prácticamente la mayoría de las costumbres o de las formas de trabajar han cambiado. Si bien es cierto que a lo largo de la historia siempre hemos ido dando pasos adelante y avanzando hacia el progreso, lo cierto es que en los últimos tiempos estos cambios se notan en especial. Así, la aparición de la tecnología de la información es una de las principales cuestiones que han hecho que demos un importante paso hacia el futuro, si bien, no es la única, dado que en otros muchos campos hemos dado saltos de gigante para llegar al punto en el que estamos actualmente. Sin embargo, muchas veces nuestra sociedad no necesita grandes lujos para vivir y es que hoy en día muchos de nosotros decimos que preferiríamos una vida más tranquila, sin redes sociales, sin agobios… y es que lo realmente cierto es que muchas veces disfrutamos más con las cuestiones más simples.

En este sentido, en el sexo siempre nos vamos hacia nuestros principios más básicos pero lo cierto es que podríamos decir que es, sin duda alguna, donde más disfrutamos. Es por ello que no necesitamos tecnología, aunque también la hay, sino que con una simple cuerda somos capaces de hacer magia. Así, a lo largo de las siguientes líneas os queremos mostrar algunos nudos que podemos hacer con unas simples cuerdas y que nos harán gozar de verdadero placer.

Cuando hablamos de cuerdas, aunque podemos hablar de Shibari, lo normal es que hablemos de bondage, y es que esta es una práctica erótica que está cada vez más extendida en todo el mundo y que está pensada para ser practicada en pareja. En concreto, consiste en inmovilizar a la otra persona realizando diversos tipos de nudos, hechos con cuerdas, telas y corbatas, entre otros elementos. Si bien, lo primero que vale la pena aclarar es que no tiene nada que ver con el sadomasoquismo, actividad que para muchos es muy polémica. Lo único que ambas actividades tienen en común son las ataduras. Es por ello por lo que el bondage, bien practicado, no tiene torturas ni dolor y es que el placer está en la dominación de una persona y en la entrega de la otra. Así, quien va a estar atado se encuentra a plena disposición de su pareja para que cumpla con sus fantasías. Y el que lleva a cabo los nudos del bondage, tiene la responsabilidad de cumplir con las expectativas de su compañera o compañero de aventuras.

En este sentido, la clave para tener una experiencia sumamente satisfactoria está en tener plena confianza con la persona que vamos a realizar esta actividad en la intimidad y es por esta razón, por la que suele ser una práctica que crece exponencialmente entre aquellas parejas que llevan varios años juntos, porque tienen el conocimiento y la seguridad necesaria para experimentar una nueva actividad sexual. Por supuesto que otra de las claves al momento de hacer bondage está en los nudos que se hagan, así, independientemente del tipo de atadura, es imprescindible tener cuidado para no lastimar a la pareja y arruinar el momento. Pero no solo eso, sino que contar con unas cuerdas de calidad es más que fundamental. Por ello, si vosotros queréis iniciaros y no conocéis un proveedor de confianza, nosotros os recomendamos que os paséis por Cuerdas Valero, quienes, además de experiencia y saber hacer, cuentan con una amplia gama de productos de primeras calidades, por lo que este es, sin duda alguna, uno de los mejores proveedores de confianza que os encontraréis en el mercado.

Y si ya tenemos la mejor cuerda del mercado, solo nos queda ponernos manos a la obra y podemos empezar por:

  • Corbata de una sola columna. Este es uno de los nudos más básicos que se pueden hacer y, lo mejor, es que no necesita de grandes trucos para llevarlo a cabo. En general, se utiliza una cuerda -o cualquier otro utensilio- y se hace un nudo sólo con el giro de la cuerda, que debe atar el tobillo o la muñeca con parte de algún elemento que haya en la habitación (alguna silla o el respaldo de la cama, por ejemplo). Así, muchos principiantes suelen empezar por la corbata de una sola columna debido a la facilidad para atar a la pareja en al momento de hacer bondage.
  • Nudo mariposa. Otra de las ataduras más clásicas, ideal para aquellas parejas novatas. En este caso, se cogen los dos brazos y se pasa la cuerda entre los miembros y algún objeto del hogar resistente. Lo mismo se hace con las piernas, es decir, se atan las dos juntas. La diferencia es que aquí, en lugar de cuatro nudos, necesitaremos sólo dos. No requiere grandes complicaciones y, además, no ejerce ningún tipo de presión, por lo que la seguridad está garantizada.

La cabeza de alondra nos será útil con algo de experiencia

Este tipo de atadura es otra muy buena opción para aquellos que tienen alguna experiencia en esta práctica sexual, puesto que se usa utiliza para enganchar la cuerda a otras ataduras ya existentes, sin la necesidad de implementar trucos difíciles. Literalmente, es muy útil para crear corsés de cuerda que puedan enrollar los miembros, de tal manera que se creen varios puntos de enganche. En definitiva, es un nudo algo más complejo de realizar, pero sumamente efectivo para tener una experiencia bondage de gran intensidad.

El autoservicio de lavandería profesional

El autoservicio de lavandería profesional es una solución que han encontrado muchos usuarios y donde algunos sectores como es el caso de la hostelería o de la restauración lo necesitan sí o sí, pues supone una mejor manera de gestionar todo lo que es el procedimiento de lavado.

La gestión eficaz y rápida es vital en esta clase de negocios, siendo una enorme ventaja, pues da una visión mucho de mayor amplitud e integral del negocio. No debemos extrañarnos de que en España aparezcan cada vez un número más amplio de negocios de esta clase, puesto que es cierto que el número de empresas que delegan la limpieza de ropa, los diferentes accesorios laborales o los servicios de empresas externas de carácter profesional.

En el sector de la hostelería, existen muchos sectores que piden este servicio el cual demanda por parte de los colegios, hospitales, peluquerías y demás.

Cuando se delega todo ello en una empresa externa, se puede conseguir un ahorro importante en los costes finales de la luz, agua o hasta el detergente.

Hay que contar con que las prendas de ropa van a estar en un estado ideal, con el consiguiente ahorro de tiempo y personal, puesto que hay que tener en cuenta a un empleado que esté pendiente del servicio de lavado.

Es posible que al estar una serie de días consecutivos con mal tiempo, termine dando lugar a que no se tenga la cantidad precisa de manteles limpios o toallas, dando una imagen del negocio.

Lavatur, una de las empresas más conocidas del sector de la lavandería, creen que lo mejor es utilizar lavadoras y secadoras industriales, pues al final dan un rendimiento excepcional y ayudan a que las empresas se dediquen a lo que mejor saben hacer, su trabajo, sin tener que perder el tiempo en contratar a alguien para estas actividades que no sea profesional.

Además, entre las ventajas más importantes de contratar esta clase de servicios es el olvidarse de los problemas en cuanto a mantenimiento, venta de fichas, controles económicos, temporalidad, etc. La empresa se encarga de todo y ofrece un servicio siempre a punto para la clientela.

Las ventajas

Son innumerables, como lavar de manera rápida y con eficacia las prensas, incluso en escasos minutos, donde se va a pagar poca cantidad por un servicio. Si hacemos un seguimiento financiero del coste que supondrá la utilización de las lavadoras y secadoras convencionales con respecto a las industriales, pues hay una diferencia sustancial.

Existen veces en que no se piensa en lo adecuados que son los productos de buena calidad para lavar, donde también hay una garantía para las prendas de un mayor cuidado, por lo que es lógico pensar que la empresa en cuestión mantendrá en magnífico estado las prendas y por un tiempo mayor.

Otros servicios de las empresas de lavandería profesional que realizan son el transporte, las instalaciones, encendido, mantenimientos, reparaciones, limpiezas, etc.

Por otra parte, los servicios que se encargan de la asistencia técnica de las empresas responden en unas veinticuatro horas y disponen de profesionales de gran experiencia y conocimiento en este campo.

Tienen también unas útiles notas de incidencias, pues si hay alguna clase de avería, se puede utilizar en otra máquina del usuario para así no tener que utilizar la devolución de efectivo cuando sean servicios más concretos.

Además también conviene hablar de servicios interesantes para los negocios, tales como la hostelería y la restauración, los cuales tienen un refuerzo de equipos en temporada alta si son necesarios.

Hay muchos negocios tales como los hoteles o los restaurantes que pueden tener un magnífico aliado cuando llega el final de temporada, pues con este tipo de solución, es posible la automatización de los procesos de lavado, gestionando de mejor manera todo el proceso y logrando que las prensas se encuentren en un inmejorable estado.

No debemos olvidar las posibles variables a nivel climático que se producen en temporada alta y que terminan haciendo de este servicio una buena solución para que así se puedan tener los artículos y la ropa totalmente preparados.

Por no hablar de que en estas empresas, se sustituyen los equipos cuando la avería no se puede solucionar en el momento, de tal forma que suelen funcionar todas perfectamente.

Las costumbres cambian y los tiempos también, algo que ha afectado a muchos sectores y también al de la lavandería, que es de los que más ha evolucionado en nuestro país, adoptando costumbres propias de los anglosajones, pues hasta hace poco no se veían lavanderías profesionales de autoservicios quitando en las grandes ciudades y de forma casi testimonial.