España envejece

La sociedad española ha cambiado de un tiempo a esta parte y, con ella, las necesidades a las que tenemos que hacer frente. Es cierto que hemos cambiado en muchos aspectos. A nivel económico, podemos decir que estamos mejor que hace medio siglo, pero peor que hace 20 años. Ahora hemos apostado más por la comodidad que hace varias décadas y queremos que nos lo den todo hecho si es posible. Hemos aprendido a cuidar un poco más de nuestra salud y de la de nuestro planeta. En definitiva, no somos exactamente los mismos que hace algunos años.

La sociedad española ha cambiado de un tiempo a esta parte y, con ella, las necesidades a las que tenemos que hacer frente. Es cierto que hemos cambiado en muchos aspectos. A nivel económico, podemos decir que estamos mejor que hace medio siglo, pero peor que hace 20 años. Ahora hemos apostado más por la comodidad que hace varias décadas y queremos que nos lo den todo hecho si es posible. Hemos aprendido a cuidar un poco más de nuestra salud y de la de nuestro planeta. En definitiva, no somos exactamente los mismos que hace algunos años.

Sin embargo, uno de los principales cambios que se ha venido registrando en la sociedad de nuestros días (y ojo, que no hablamos solo de España, sino del mundo occidental en general) es que la población está mucho más envejecida. La edad media del ciudadano español ha crecido de una manera bastante importante en los últimos años, primero a causa de un aumento de la esperanza de vida y, segundo, a causa de la falta de una tasa de natalidad que garantice el relevo generacional del que no paran de hablar los expertos en demografía. Y claro, teniendo en cuenta que somos cada vez más viejos, nuestras necesidades cambian.

Una de las causas directas del aumento del envejecimiento en España es el hecho de que cada vez más personas han tenido que trasladarse a una residencia para seguir gozando de la calidad de vida que antaño tuvieron y que ahora, a causa de imposibilidades en su mayoría físicas, no pueden mantener. Los profesionales de Residencias Lacort nos lo vienen diciendo desde hace tiempo: no para de crecer el número de solicitudes de asilo que reciben a lo largo del año. ¿Hay alguna prueba mejor de que lo que venimos apuntando es cierto?

Los datos, los mejores argumentos

Hay una manera de seguir demostrando que la población en España sigue envejeciendo de una manera rápida: tirar de los datos demográficos que se vienen registrando en nuestro país durante los últimos años. Y la verdad es que hay varias cifras que dejan claro que este es un asunto que es tan real como la vida misma y que, además, va a generar una serie de problemas para los que mejor será que vayamos empezando a buscar soluciones antes de que sea demasiado tarde. Vamos con alguna de esas cifras:

  • Empezamos con un dato concreto que recogió la página web Envejecimiento en Red. En el año 2019, había más de 322.000 personas en España viviendo en residencias de ancianos. Cabe destacar que, ocho años antes, en el año 2011, eran 260.000. Más de 60.000 personas de diferencia entre dos años situados en menos de una década. Esto, como apuntábamos antes, no solo pone de manifiesto que el envejecimiento se está produciendo, sino que, además, avanza a una velocidad de absoluto vértigo y que está obligando a las instituciones públicas a tomar cartas en el asunto, sobre todo a causa del problema que va a haber para pagar las pensiones.
  • La segunda de las cifras que os vamos a ofrecer es una previsión que recogió el diario ABC en una de las noticias subidas a su página web. Para el año 2030, el 30% de la población de este país superará los 65 años. Ese es un problema por muchas razones, en especial por la que os hemos comentado de las pensiones y porque, desde luego, hará que la fuerza de trabajo de la nación se vea reducida de un modo más que drástico. Es evidente que las personas mayores de 65 años seguirán sin poder desenvolverse al 100% para trabajar, aunque se retrase la edad de jubilación.

Reorientar los servicios, otra necesidad

La sociedad española ha cambiado a causa de lo que os hemos venido comentando y tendrá que seguir haciéndolo. El aumento del número de personas mayores ha hecho que los servicios se hayan orientado más a ese grupo de población, y se tendrán que seguir reorientando servicios para atender las demandas de estas personas. Precisamente por eso, las residencias reciben más y más peticiones de asilo con el paso de los años. Es algo que, desde luego, no podemos evitar de ninguna manera.

Ni que decir tiene que debemos estar más que preparados para asumir estos cambios que se vienen produciendo porque, de lo contrario, correremos el riesgo de que buena parte de nuestra población tenga algún riesgo de exclusión, algo que no solo no es justo, sino que debería considerarse ilegal. Hay que poner todos los medios para atender todas y cada una de las necesidades de las personas mayores y no cabe la menor duda de que nuestro país ya se ha puesto manos a la obra con ello. Esa es una gran noticia.

Compártenos

Últimas publicaciones

Publicaciones relacionadas

El maltrato infantil NO es un mito

Existen temas tabúes de los que nadie quiere hablar. Temas tan oscuros y perversos que el ser humano, automáticamente, desplaza hacia el olvido y la ignorancia, como un intento desesperado de hacerlo desaparecer para siempre. Pero se nos olvida que el silencio o la ignorancia de estos temas… no hacen…

¿Qué habilidades se desarrollan al aprender a tocar el piano?

El piano es uno de los instrumentos clásicos más apreciados por los amantes de la música, no solo por lo complejo de su práctica sino por lo únicas y hermosas que son sus tonadas.

Lesiones provocadas a causa de su trabajo

Sufrir problemas físicos es algo que nos afecta a todos y todas durante varios momentos en nuestra vida. Es inevitable porque se trata de algo que va a pasar, aunque solo sea por el simple transitar de los años. Lo mejor que podemos hacer las personas es prevenir la aparición…