Las cinco cosas que buscas cuando vas a un gimnasio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Con la vuelta a la normalidad otra vez los gimnasios y centro deportivos se ponen de moda. Es cierto que antes de la pandemia mundial era toda una fiebre. La gente quería rendir culto al cuerpo y se apuntaban a todas las actividades. Después, con el bicho en el ambiente decidieron que la mejor gimnasia se hacía en casa. Otros decidieron que era el momento de darle a la cocina y al comer y ahora lo notan. Sea como sea, está claro que los gimnasios han regresado y la gente tiene muchas ganas de volver.

Con la vuelta a la normalidad otra vez los gimnasios y centro deportivos se ponen de moda. Es cierto que antes de la pandemia mundial era toda una fiebre. La gente quería rendir culto al cuerpo y se apuntaban a todas las actividades. Después, con el bicho en el ambiente decidieron que la mejor gimnasia se hacía en casa. Otros decidieron que era el momento de darle a la cocina y al comer y ahora lo notan. Sea como sea, está claro que los gimnasios han regresado y la gente tiene muchas ganas de volver.

Eso sí, yo tengo claro que para que vaya al gimnasio tiene que tener una serie de cosas que nunca pueden faltar. Y no es por el tema Covid, son unos conceptos que siempre he tenido claros y que he ido buscando en los centros deportivos en los que me he apuntado. Y no, no soy de esos que cuando me apunto ya dejo de ir, mi constancia es importante. Así pues, por si os sirven de ejemplo, estas son las cinco cosas que busco cuando voy a un gimnasio.

Buenos monitores

Lo de ir a un gimnasio es cuestión de motivación y si no tienes buenos monitores que lo hagan estás perdido. Yo siempre he buscado profesionales de la Educación Física. No de esos que se ven que solo están ahí por su cuerpo bonito. No me importa que la naturaleza no haya sido tan agraciado con él o con ella siempre que luego sea un gran profesional. Yo necesito monitores que me animen a comenzar, a seguir y a continuar. De esos que ponen música atractiva en las actividades, de los que se preocupan por tu estado de ánimo y de salud, de esos que se acercan cuando te ven que no sabes hacer un ejercicio de una tabla. Es pocas palabras, profesionales de esta materia.

Control de aforo

Ahora mismo la distancia social es esencial, y no podemos estar como antes cuando nos hacinábamos en un gimnasio. Al propietario no le importaba sobrepasar el aforo. Pues bien, eso ahora yo lo controlo mucho y por suerte no es difícil de saber. En mi gimnasio han instalado el programa Gestgym, que sirve para la configuración de control de accesos y software de gestión deportiva para gimnasios, centros deportivos, crossfit, entrenamiento personal, piscinas, escuelas de baile, artes marciales, rocódromos, centros de yoga, etc.. Gracias a ello, te proporciona a las herramientas necesarias para poder llevar a cabo la gestión del centro y el control de los clientes de la forma más completa y con un equipo técnico a su servicio para asesorarles en lo que necesiten. Adiós a las colas para hacer spinning o para las clases de yoga.

Que tenga actividades

Si disfrutas o deseas tomar una clase de spinning, tae bo, aerobics, pilates, zumba o yoga, elige un gimnasio en donde impartan las clases. Un poco de variedad a tu entrenamiento de pesas, es la clave para evitar la monotonía, además de lo divertidas y beneficiosos que son estas clases. Por eso siempre intento que el gimnasio tenga muchas actividades, no me gustan los que solo tienen cosas concretas, se especializan demasiado y eso puede provocar que pierdas interés en seguir yendo

Limpieza de las instalaciones

Esto es algo que buscamos cuando vamos a un gimnasio, pero también a un restaurante, hotel o centro sanitario. La limpieza tiene que ser esencial en todos los departamentos. Y más ahora con el coronavirus. Además me gusta que el lugar esté ordenado, que los aparatos no están uno por cada lado, que las bicicletas estén descolocadas. Y por supuesto, lo que más limpio tienen que estar son los baños. No es la primera vez que nos cogemos una enfermedad por la poca limpieza que se produce en estos lugares.

Los precios

Y por último, yo me fijo mucho en los precios. Estamos en una sociedad de consumismo en la que el culto al cuerpo se nos ha ido de las manos. Existen gimnasios que pueden llegar a superar los 100 euros. En mi mente no existe eso. Lo máximo que puedo pagar es 50 euros y espero que estén incluidas un montón de actividades. Claro que es bueno hacer ejercicio, pero también es bueno mantener nuestro bolsillo a flote.

Estas son algunas de las cuestiones que miro siempre en un gimnasio. Hay más. Por ejemplo la localización, el trato con los clientes, si tiene cafetería, si tiene actividades para los hijos…pero eso son cuestiones que iremos viendo poco a poco.

 

Compártenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Últimas publicaciones

Publicaciones relacionadas

Cuestiones a tener en cuenta si trasladas tu negocio

Si vas a trasladar tu negocio a un local en otra ubicación o dirección este artículo es perfecto para ti, ya que te vamos a explicar algunas cuestiones que hay que tener en cuenta durante el proceso. Y saberlas te evitará unos cuantos disgustos o quebraderos de cabeza. Si tienes…

Los productos de higiene dental que tienes que utilizar

A todos nos gusta tener una sonrisa bonita y cuidada pero para conseguirlo hay que tener una buena rutina de higiene bucodental y disponer de los productos e instrumentos oportunos. Y de esto vamos a hablar en este artículo. Vamos a explicar los productos e instrumentos de higiene dental que…

Por qué el vino debe venir en una botella de cristal

El recipiente en el que se sirve un vino no solo cumple la función de contenerle, sino que también es una pieza clave en la conservación del sabor que queremos degustar. Y es que la copa o la botella son los encargados de mantener la correcta cantidad de oxigenación y…