¿Por qué las empresas están cambiando las flotas de vehículos de sus departamentos comerciales?

Son muchos los trucos de los que podríamos hablar para asegurar la rentabilidad de una empresa. Seguro que el uso de esos trucos está más de moda que nunca tanto en España como en otros países teniendo en cuenta la situación económica que nos hemos encontrado como consecuencia de la llegada del coronavirus. Hoy en día, los emprendedores tienen que hacer grandes encajes de bolillos para intentar mantener la máxima normalidad posible en el seno de sus organizaciones en un contexto que no ayuda para nada y en el que ya se han esfumado grandes proyectos empresariales.

Si algo podemos tener claro en una situación como en la que estamos, es que es necesario mantener al 100% a nuestro departamento comercial. Es el departamento que tiene un contacto más estrecho con el cliente y ese es motivo más que de sobra para que su actividad se vea lo menos afectada posible a pesar de las circunstancias. Conocemos empresas que incluso han reforzado su plantilla en este departamento en el último año y que les ha otorgado todavía mejores recursos de los que ya disponían. Esa es la forma correcta de actuar. Es una inversión acertada y que traerá muchas alegrías.

Fijaos en todas las funciones que tiene el departamento comercial de una empresa. Todos los puntos que os citamos a continuación tienen el aval de una web como Emprende Pyme, especializada en asuntos de empresa.

  • Conocer el producto para poder venderlo mejor al cliente.
  • Fijar los objetivos de ventas de la empresa.
  • Cuidar la calidad del servicio y del producto.
  • Saber comunicarse con el cliente. Esta es una de sus funciones principales.
  • En relación a lo anterior, debe conocer todas las técnicas de comunicación.
  • Seguimiento del proceso de ventas. Otro aspecto fundamental.
  • Solventar problemas, manteniendo siempre bien alta la imagen de la empresa.
  • Ser organizativo y persuasivo.

Antes, además, nos hemos referido a que son muchas las empresas que no solo han reforzado sus plantillas comerciales, sino que les han suministrado mejores medios para hacer su trabajo. ¿Cuál creéis que pueden ser esos medios usados por un comercial para estar en permanente contacto con el cliente? ¡Bingo! Una flota de vehículos que les permita reunirse en un momento determinado con cualquier persona que forme parte de su cartera de clientes. Y es que una reunión personal (cuando se pueda, porque ahora es cierto que es menos recomendable) es mucho mejor que una llamada por móvil. Si nos personamos ante el cliente, estamos dando la cara y mostrando que estamos comprometidos con su causa.

Y aquí enlazamos con otro punto importante, que no es otro que el de disponer de una flota de vehículos que sea sostenible. Según el artículo de Europa Press que os enlazamos en este párrafo, muchas de las flotas de las empresas de nuestro país tienen más de 10 años, por lo que son sumamente contaminantes y, además, son menos seguras. Apostar por una flota sostenible es la mejor manera de ofrecer una imagen comprometida con la sociedad por parte de nuestra entidad.

Son muchas las empresas que, en los últimos tiempos, han decidido renovar sus vehículos con varios objetivos. Según los empleados de Transportes Cars, esos propósitos vienen siendo dos: el de hacer que la movilidad del departamento comercial esté asegurada, de tal modo que no haya imprevistos que se puedan ocasionar como consecuencia de la elevada edad de los vehículos y, por otro lado, conseguir que su flota sea más responsable con el medio ambiente. Estos asuntos son tendencia en Europa y en España y quienes cumplen con ellos, tienen una imagen mucho mejor que quienes demuestran lo contrario.

Imagen y productividad

Son las dos palabras que resumen lo que hemos venido comentando hasta ahora. Tened en cuenta una cosa: son muchas las empresas que presumen en sus respectivas páginas web de las acciones que hacen en pos del cuidado del medio ambiente. En concreto, esos apartados suelen llamarse “Responsabilidad social corporativa” o “RSC”. Imaginaos ahora que una empresa tiene ese espacio en su web y que un comercial visita a sus clientes en un coche de diésel o gasolina. Un poco contraproducente, por no decir hipócrita, ¿verdad? Por eso está creciendo la demanda de vehículos eléctricos o híbridos entre las empresas.

Todo aporta en un mundo en el que la competencia entre las empresas es tan alta. Y disponer de una flota de vehículos tiene una serie de ventajas que no nos podemos permitir perder. Y es que puede ser la diferencia entre un rotundo éxito o un tremendo fracaso. Siempre hay que dotar de lo mejor a nuestro departamento comercial… y la verdad es que una flota de vehículos como de la que hemos venido hablando es una buena manera (quizá la mejor) de hacerlo.

Deja una respuesta