Relación después del nacimiento: ¿cómo afecta tener un hijo a la pareja?

El nacimiento de un hijo puede ser una de las experiencias más emocionantes y significativas en la vida de una pareja y al mismo tiempo un gran desafío para la misma. Es una fase de transición que puede influir, enriquecer y también sobrecargar la asociación de diversas maneras. A continuación encontrarás respuestas a la pregunta de cómo cambia la relación después del nacimiento del niño, cuál es el momento más difícil con el niño y qué puedes hacer como pareja para manejar la transición de pareja a pareja de padres.

¿Cuántas parejas se separan después de tener un hijo?

Curiosamente, esta pregunta surge una y otra vez. Así que parece ser un tema que mueve a muchos padres. La mitad de todas las parejas divorciadas tienen hijos menores de edad. Alrededor del cuarenta por ciento de estas parejas se separan tan pronto como el primer año de vida del niño. Esto muestra cuán desafiante puede ser el tiempo después del nacimiento de un niño para la relación.

¿Por qué tantas parejas se separan después de dar a luz?

Los efectos del nacimiento de un niño en la pareja de los padres dependen de muchos factores:

Después del nacimiento de un niño, muchas cosas cambian enormemente. Incluso si te has preparado bien para ello, probablemente todavía estés abrumado por los requisitos y cambios al principio y las adaptaciones a las nuevas circunstancias llevan tiempo, tal y cómo confirman los profesionales y expertos de The Baby House, especializados en productos del sector de la puriecultura.

El primer período después del nacimiento es el más difícil, especialmente si es el primer hijo. La vida con un niño es un desafío: muchos viejos patrones tienen que ser arrojados por la borda y nuevos requisitos tienen que ser cumplidos. Rara vez se piensa en dormir lo suficiente, el agotamiento se convierte en un compañero diario y eso deja huellas, a pesar de toda la alegría de la pequeña criatura que tan mágicamente pone vuestro mundo patas arriba y ha conquistado el lugar más grande del corazón en cuestión de segundos.

¿Qué está cambiando?

El ritmo habitual de la vida cambia abruptamente. De repente, una pequeña persona es el jefe de la casa y determina cuándo dormir y comer. Todo gira en torno al niño y en todos estos retos es importante encontrarse y estabilizarse en el papel de madre o padre. Pero, por supuesto eso no es todo.

Cambios positivos

  • Un niño puede fortalecer en gran medida el vínculo entre las parejas. Haber creado esta maravillosa criatura juntos puede fortalecer el vínculo emocional entre los socios de la manera más hermosa.
  • Las prioridades cambian y miras la vida desde una perspectiva diferente. Los valores pueden cambiar y vosotros desarrollais metas comunes a largo plazo como pareja.
  • Tener un hijo puede tener un efecto positivo en la satisfacción con la vida.

Cambios negativos

  • El agotamiento y el exceso de trabajo tienen un efecto negativo, la irritabilidad aumenta y los conflictos aumentan.
  • La sensación de ser descuidado por la pareja porque toda la atención se centra en el niño se extiende.
  • No hay tiempo para la unión y la vida sexual está cambiando.

Exageraciones románticas

A menudo, nos interponemos en nuestro propio camino con ideas poco realistas. Al igual que Hollywood, tenemos en mente a la pequeña familia feliz y, por supuesto, nos gustaría que lo fuera. Pero esto generalmente no tiene nada que ver con la realidad y es hora de hacer una pausa, tomar nota de la realidad sin sentirse culpable y liberarse de las ideas románticas.

Cambio de roles y distribución de tareas

Como regla general, sigue siendo el caso de que la madre se queda en casa por un tiempo y asume la responsabilidad principal del bebé. Si bien ambos miembros de la pareja eran responsables de los ingresos familiares antes del nacimiento, el hombre es a menudo el único sostén de la familia durante un tiempo después del nacimiento. Bajo ciertas circunstancias, esto también puede significar que trabaja más que antes para compensar la pérdida financiera.

Hay mucho potencial de conflicto aquí. La madre, que anteriormente estaba firmemente empleada en su vida profesional, tiene la sensación de que solo está ocupada con el niño y el hogar. Carece de contactos sociales, conversaciones y reconocimiento. No es raro que las mujeres envidien o enojen a sus maridos y piensen que tienen la mejor parte.

Por otro lado, los hombres pueden sentirse presionados por la responsabilidad de ser el único sostén de la familia. Si bien trabajan mucho para mantener a su familia, la mujer también los acusa de estar fuera de la casa todo el tiempo y dejarlos solos con el niño.

Estos roles cambiantes afectan la dinámica de las relaciones y pueden convertirse en un gran desafío. Pueden surgir dudas sobre la relación.

Sentimientos y necesidades alterados

El nacimiento de un hijo puede conducir a fuertes cambios emocionales en las parejas. Por ejemplo, la madre puede construir un vínculo fuerte con el niño y tener menos tiempo para la pareja. El padre a veces se siente excluido de esta unión y lucha con su papel en esta red de relaciones.

Ambos padres ya no pueden sentirse percibidos adecuadamente por el otro porque toda la atención está en el bebé. La necesidad de ser realmente visto por el socio no se cumple.

Cambios de tiempo y actividades de ocio

Con un niño pequeño, la vida automáticamente toma un horario diferente. Los pasatiempos pueden tener que ser puestos en espera por el momento. Esto es especialmente cierto para las madres que amamantan, que al principio apenas pueden alejarse del niño durante una hora. Los padres están muy involucrados en las tareas generales y encuentran poco tiempo para dedicarse a sus pasatiempos además del trabajo. Carece del equilibrio que antes se daba por sentado.

¿Cómo puedes superar todos estos desafíos?

Es cierto que todo esto se lee bastante agotador. Tal vez te sientas abrumado por todos los desafíos y dudes si puedes hacerlo en pareja. ¡No te desanimes! Hay buenas estrategias que pueden ayudarte a superar los desafíos.

En primer lugar, es útil estar al tanto de los procesos y darse cuenta de que los desafíos son perfectamente normales.

Estrategias de solución

  1. Hablad entre vosotros y escuchaos: La comunicación es el principio y el fin de todo. Hablad entre sí, intercambiad ideas, escuchaos. Sed honestos el uno con el otro y tratad de entender cómo se siente tu pareja.
  2. Exonerarse unos a otros en lugar de culparse unos a otros: Aliviarse mutuamente. Date espacio para hacer algo por ti mismo y tu satisfacción. Esto puede significar que el hombre sale a caminar con el bebé durante dos horas para que la pareja finalmente pueda dormir sin ser molestada. Y la mujer apoya a la pareja, por ejemplo, en poder ir a los deportes sin reprocharle estar fuera de casa nuevamente.
  3. Sé paciente: La adaptación lleva tiempo. El niño está creciendo y ya no necesita a la madre durante todo el día. Las noches se vuelven más tranquilas y poco a poco se establece un ritmo, que también deja tiempo para descansos, pasatiempos y cercanía. La mujer se reconcilia gradualmente con su cuerpo alterado. El hombre pierde el miedo a infligir dolor a la mujer. La nueva situación de vida se está convirtiendo gradualmente en la norma.
  4. Busca apoyo: Pide apoyo a otras personas. Estos pueden ser los abuelos, que seguramente se llevarán al niño por un tiempo. Únete a grupos de padres e intercambie ideas con otros, esto puede ser enormemente útil. Los amigos cuyos hijos pueden ser mayores también pueden ayudar. Si puedes permitírtelo, contrata a una niñera. Hay centros de asesoramiento en casi todas las ciudades que pueden dar consejos útiles con una vista exterior.
  5. Baja tus expectativas: Como se describió anteriormente, la vida no es una película de Hollywood. Revisa las expectativas que tienes de ti mismo y de tu vida con un niño. Es posible que descubras que son demasiado altos. La serenidad es siempre un buen consejo en situaciones difíciles.
  6. Humor: Rendíos juntos del caos que inicialmente os sucede. O al menos sonríe cuando estés demasiado cansado para reír.

Finalmente, lo del sexo

La mayoría de las parejas probablemente están familiarizadas con esto: el niño nace y la vida sexual se detiene. Los hombres en particular a menudo sufren de ello, la frustración y los conflictos surgen.

¿Por qué es que las mujeres a menudo carecen de deseo y la líbido cae después del nacimiento de un hijo? Aquí hay algunas respuestas:

  • El embarazo y el parto cambian el cuerpo de la mujer. Muchas mujeres inicialmente tienen problemas para aceptar estos cambios y se sienten poco atractivas. Desafortunadamente, no ayuda si su pareja sigue afirmando que todavía encuentra a su esposa atractiva y deseable. No llega al principio y la aceptación del cambio en el propio cuerpo lleva tiempo.
  • El cambio hormonal después del parto tiene una influencia que no debe subestimarse. Las hormonas liberadas durante la lactancia inhiben la libido.
  • Las mujeres sienten que están completamente absorbidas por el niño, especialmente si están amamantando. Se siente como si tuvieran al niño en su cuerpo 24/7 y disfrutan cada segundo cuando solo tienen su cuerpo para ellos solos.
  • Las madres tienen que estar constantemente disponibles para el niño, especialmente al principio, y eso las agota.
  • ¡Agotamiento! Esta será la razón principal en la mayoría de los casos. Tener un bebé es enormemente agotador. No te das cuenta de cuánto hasta que nace el primer hijo. La falta de sueño es un compañero constante y esto naturalmente tiene un efecto sobre el placer. Para aquellos que están constantemente cansados, dormir es una prioridad y no el sexo.

Por supuesto, también hay hombres que, después del nacimiento del niño, inicialmente no tienen ganas de tener relaciones sexuales. Estas son posibles razones para la renuencia en los hombres:

  • Estuvieron presentes en el nacimiento y, por lo tanto, tienen miedo al contacto. No quieren lastimar a su pareja después de las dificultades que experimentó durante el parto.
  • Para los hombres, la cercanía emocional y física a menudo están fuertemente vinculadas. Se sienten inseguros por la relación íntima entre el niño y la mujer y tienen la sensación de ser la quinta rueda del vagón.
  • Algunos hombres sienten que el cuerpo de la mujer ahora «pertenece» al niño y ya no a ellos. El seno de la mujer está ahí para la nutrición del niño y ya no para el placer.
  • Los hombres, al igual que su pareja, tienen que adaptarse a los cambios. Y eso lleva tiempo.

Consejos sobre cómo la cercanía física puede tener éxito de nuevo

En primer lugar, hay que decir que está bien aconsejado al principio si eres paciente y bajas tus expectativas. Date tiempo para acostumbrarte a los cambios.

Con el fin de desarrollar un deseo mutuo de nuevo, te presentamos algunas ideas:

  1. Puede ser una buena idea tener una cita con tu propio esposo o esposa. ¿Tal vez tengas la oportunidad de darle el niño a la abuela y al abuelo por unas horas? Haz una cita y usa el tiempo para estar juntos, sin presiones ni expectativas. Disfruta de tu unión y tiempo para la ternura en lugar de concentrarte en tener relaciones sexuales ahora.
  2. ¿Tal vez es bueno para vosotros daros un masaje recíproco con un buen aceite y conocer sus cuerpos de nuevo? Los masajes aumentan la circulación sanguínea y esto puede ser muy estimulante y energizante.
  3. Utilizad productos os ayuden a redescubrir vuestra sensualidad. A veces, el uso de juguetes puede ser útil, que por supuesto también encontrarás en el surtido. Esto puede ser particularmente útil si la mujer sufre de dolor después del parto, por ejemplo, después de una episiotomía. Prueba nuevas formas, experimenta y ved a dónde os lleva. Descúbrete a ti mismo de forma lúdica y curiosa, sin presión para actuar.
  4. Con toda probabilidad, la cantidad disminuirá, ¡pero eso ciertamente no significa que la calidad sufra! Exactamente lo contrario puede ser el caso si conscientemente usas el tiempo y te redescubres como pareja a nivel físico.

Resultado:

El primer año con un niño puede ser un desafío, no hay nada que pasar por alto. Muchas cosas están cambiando, incluida vuestra unión. Cuanto más abiertos estéis el uno con el otro y tomeis conciencia de los cambios en las conversaciones, mayores serán vuestras posibilidades de dominar con éxito el cambio. Ten paciencia contigo mismo como pareja y cada uno individualmente, porque estáis pasando por un gran proceso de adaptación.

Por favor, no lo olvidéis: sois padres, pero también sois pareja. Programa tiempo solo para ti, en pareja y en familia a diario.

Compártenos

Últimas publicaciones

Publicaciones relacionadas

La importancia que tienen las inmobiliarias

Las inmobiliarias a día de hoy son empresas que pueden ayudar a cualquier persona a conseguir la casa de sus sueños y es por ello que cuentan con gran importancia. Cuando quieres vender una casa o quieres alquilar una vivienda sabes que puedes contar con profesionales que trabajan en estas…

Los pueblos más bonitos de Gran Canaria

Gran Canaria, conocida como un continente en miniatura, ofrece mucho más que sol y playas paradisíacas. En su interior esconde pueblos pintorescos que parecen salidos de un cuento, cada uno con su propio carácter y encanto. Estos lugares son perfectos para aquellos que buscan alejarse de las multitudes turísticas y…

La integración de amenities ecológicos y materiales sostenibles en la sociedad

La conciencia medioambiental ha permeado todos los aspectos de la sociedad moderna y la industria hotelera se está poniendo al día. La creciente preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad ha llevado a un aumento significativo de la demanda de viviendas respetuosas con el medio ambiente. Cada vez más…