El asesor: una figura clave en el desarrollo de las empresas vascas

Todas y cada una de las personas que os disponéis a leer estas líneas sois conscientes de la importancia que tienen las empresas para el correcto desarrollo de un lugar. Si hay inversión empresarial en la zona, las personas que vivan en ella tendrán un empleo y probablemente eso les haga mejorar en su vida, pudiendo acceder a viviendas mejores, vehículos mejores y, en líneas generales, a una calidad de vida y un bienestar bastante más grande que si la situación fuera la contraria.

Todas y cada una de las personas que os disponéis a leer estas líneas sois conscientes de la importancia que tienen las empresas para el correcto desarrollo de un lugar. Si hay inversión empresarial en la zona, las personas que vivan en ella tendrán un empleo y probablemente eso les haga mejorar en su vida, pudiendo acceder a viviendas mejores, vehículos mejores y, en líneas generales, a una calidad de vida y un bienestar bastante más grande que si la situación fuera la contraria. Y todo se inicia favoreciendo la creación de empresas, que es el punto principal que se debe seguir a la hora de promover el desarrollo.

Bien es cierto que no en todos los sitios las empresas funcionan igual de bien. En España, hay lugares que generan una mayor rentabilidad y una mayor estabilidad para las empresas. Una de esas zonas es Euskadi. Sin lugar a dudas, estamos hablando de una de las regiones de nuestro país que más representa ese bienestar y calidad de vida a los que hacíamos referencia. Y eso, en parte, ha sido gracias a que el tejido industrial, empresarial y económico de la zona vasca siempre ha sido una de las referencias españolas, sino también europeas.

La página Euskadi.eus aseguraba que un informe del COTEC había señalado a Euskadi como el modelo de innovación abierta más rentable en desempeño empresarial. Un reconocimiento como este, desde luego, va en consonancia con lo que os estamos comentando y deja claro que las empresas vascas son, desde luego, culpables de que la suya sea una de las zonas geográficas más desarrolladas de todo el país. Desde luego, no es de extrañar que gracias a esto la gente de dicho lugar se sienta tan identificada con el sitio en el que vive. El nivel de vida de la zona es bastante mejor que en prácticamente la totalidad del territorio español.

Es cierto que Euskadi ha pasado también por momentos difíciles en lo que a sus empresas se refiere. Durante la crisis económica, la rentabilidad de las empresas vascas descendió hasta en un 47%, pero una noticia publicada por el Diario Vasco en abril de 2018 indicaba que esa rentabilidad ya se encontraba remontando. Sin duda, Euskadi fue una de las primeras regiones de todo el país en empezar a notar los efectos positivos del final de la crisis. Hay zonas de España a las que ni siquiera les dio tiempo a esto y que ‘empalmaron’ esa crisis con la del coronavirus.

¿Por qué las empresas vascas siempre han sido las más rentables -o de las más rentables- de todo el país? Lo cierto es que resulta complicado no sentir envidia por todas aquellas personas que viven en una zona como lo es Euskadi y que trabajan para esas empresas. Pues bien, una posible respuesta para esa pregunta nos la hacen llegar desde Martín Laucirica y es la siguiente: las empresas vascas, tradicionalmente, son las que más se han apoyado en asesores fiscales, contables o laborales. Y nosotros estamos de acuerdo al opinar que eso sí puede ser fundamental para explicar la gran rentabilidad de las entidades vascas.

¿De verdad puede ser tan grande la diferencia entre empresas que apuestan por asesores y empresas que no lo hacen? No nos parece nada descabellado, a decir verdad. Tened en cuenta que la figura del asesor es una figura muy familiarizada con la rentabilidad, con la eficiencia y con la eficacia. No debe resultarle extraño a nadie que eso sea sinónimo en muchas ocasiones de un desarrollo de proyectos que culmine con mejores resultados que otro desarrollo de proyectos para el que un CEO no haya contado con ayuda externa.

¿Qué hay del futuro?

A nadie le cabe la menor duda de que Euskadi va a seguir estando en la parte alta de esa clasificación que ordena a las regiones por la rentabilidad de sus empresas. Bien es cierto que la Comunidad de Madrid o Cataluña, por ejemplo, también hacen bastante bien las cosas en este sentido y que también van a encontrarse en lo más alto. Estos tres puntos de la geografía española son determinantes y lo cierto es que tienen buena parte de la culpa de que la economía española haya reflotado en los últimos tiempos.

No debe olvidarse, no obstante, que esa labor, la de reflotar la economía de este país, es algo en lo que todos y todas tenemos un papel, con independencia de dónde vivamos. Las empresas de cualquier lugar también obtendrán resultados parecidos a los de las vascas si deciden, para una serie determinada de asuntos, ponerse en manos de un asesor. La diferencia es palpable y lo cierto es que no hacer caso de estas indicaciones supondría dejar escapar una buena oportunidad para ver mejoradas nuestras expectativas de negocio.

Compártenos

Últimas publicaciones

Publicaciones relacionadas

Los tokens, una nueva revolución en el dinero digital

Vivimos en una sociedad cada vez más digitalizada en la que no era de extrañar y tan solo era cuestión de tiempo que el dinero digital llegase a nuestras vidas. Si bien es cierto que las tarjetas de crédito y débito ya fueron el primer paso, la realidad es que…

Ventajas de contar con un buen aislamiento térmico

Tal y como nos comentan los profesionales de crearsuraislamientos.es, un buen aislante térmico puede llegar a cambiar totalmente el confort de la vivienda. Los aislamientos térmicos son importantes para disfrutar de una buena eficiencia energética y así poder garantizar un confort que nos haga la vida más fácil a los…

Gel hidroalcohólico y toallitas, los elementos de limpieza más demandados después del coronavirus

Hemos pasado dos años verdaderamente complicados y ahora es cuando hemos podido recuperar cierta normalidad. Han sucedido, a lo largo de todo este tiempo, una serie de cosas que nunca nos hubiéramos imaginado que íbamos a vivir. Nadie se esperaba que, durante unos meses, estuviese obligado a permanecer en casa.